Las ONG instan a la Comisión Europea a mantenerse firme en su compromiso de eliminar las subvenciones perjudiciales

BLOOM y los representantes de la coalición de ONG medioambientales BirdLife, ClientEarth, Seas At Risk y WWF se reunieron el martes 19 de noviembre con Virginijus Sinkevičius, el futuro Comisario Europeo de Medioambiente, Asuntos Marítimos y Pesca. Esta reunión se celebró como consecuencia de la confirmación el martes 12 de noviembre por parte de la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo relativa a la deplorable posición adoptada por el Parlamento en el próximo Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP).

La coalición de ONG aboga activamente por la eliminación de las subvenciones perjudiciales a la pesca en el FEMP. Mathieu Colléter, Responsable de las Relaciones Institucionales de BLOOM, nos explica la situación: El estado de cosas antes de las negociaciones a tres bandas es extremadamente alarmante. Hemos definido nuestras líneas rojas para asegurar que se prohíben las subvenciones perjudiciales en el próximo FEMP y así evitar las desastrosas consecuencias para el entorno marino y las comunidades costeras.”

No podemos cruzar estas líneas rojas durante las negociaciones:

  • El próximo FEMP debe prohibir cualquier herramienta financiera que apoye o incentive la construcción de nuevos buques pesqueros;
  • El próximo FEMP también debe eliminar cualquier subvención que permita reemplazar o modernizar motores, así como cualquier subvención para inversiones a bordo de la flota que aumente la capacidad pesquera y/o la posibilidad de localizar bancos de pesca;
  • Ha quedado meridianamente claro que las paralizaciones temporales y definitivas de actividades pesqueras no son una herramienta eficaz para la protección y gestión de la pesca. Por lo tanto, las medidas de seguridad instauradas por la Comisión no se deben ni eliminar, ni suavizar, como ocurre actualmente;[1]
  • Se debe dedicar al menos un 25% del presupuesto a la protección y restauración medioambiental y a la expansión de nuestros conocimientos del entorno marino.

Nuestra conclusión es que se deben eliminar las subvenciones individuales que reducen los costes operativos del sector pesquero en el próximo FEMP, utilizando el dinero público en pos del interés público (ver ‘Profundizando en nuestra reflexión’).

Dado el mandato explícito otorgado al Sr. Sinkevičius relativo a las subvenciones a la pesca, instamos a la Comisión Europea a mantenerse firme, asegurando que no se cruzan las líneas rojas. Si no observamos importantes avances durante las dos próximas reuniones tripartitas, programadas para antes de fin de año, instaríamos a la Comisión Europea a retirar su propuesta, evitando así que se apruebe una legislación con consecuencias catastróficas.

“Los tiempos excepcionales exigen medidas excepcionales. Necesitamos un cambio radical de nuestros modelos de producción y consumo. No podemos seguir financiando la destrucción de nuestro Planeta con fondos públicos. La Comisión no tiene más remedio que mantenerse firme en sus postulados en el próximo FEMP”, concluye Mathieu Colléter.

——— Final del comunicado de prensa ———

Profundizando en nuestra reflexión

¿Qué es una ‘subvención perjudicial’?

Algunos tipo de subvenciones contribuyen a la sobrecapacidad de pesca (es decir, un despliegue excesivo de tecnología y esfuerzos para pescar caladeros limitados) y, por lo tanto, derivan directamente en la sobreexplotación pesquera. Estos subsidios se denominan ‘subvenciones perjudiciales’. Incluyen cualquier subvención que reduzcalos costes operativos del sector pesquero, tales como construir nuevos buques de pesca o reemplazar motores. También pueden ser subvenciones entregadas a compañías y buques pesqueros que realicen prácticas dañinas, a saber, la degradación del hábitat marino, la esclavitud o la captura de un gran número de especies no destinadas a la venta (p.e. pesca incidental) o de especies amenazadas o en peligro de extinción.

No todas las subvenciones son ‘perjudiciales’. Muy al contrario, ciertos subsidios conllevan la inversión en capital fijo natural. En claro contraste con las subvenciones ‘perjudiciales’, estos subsidios ‘positivos’ aseguran un uso óptimo de los recursos limitados de las diversas especies de nuestros mares y océanos. Por ejemplo, estamos hablando de subsidios cuyos fines son la mejora de los programas de monitorización, control y vigilancia de buques pesqueros, I+D en pesca y los planes de mejora de distintos entornos marinos y de pesca.

Estado de cosas actual de cara al próximo FEMP

El FEMP determinará la asignación de más de 6.000 millones de euros en subvenciones públicas a los sectores pesqueros y de acuicultura y a la protección del entorno marino durante el periodo de 2021-2027.

>Leer más sobre lo que está en juego

El 12 de noviembre de 2019, la nueva Comisión de Pesca del Parlamento Europeo confirmó su voluntad de reinstaurar las ayudas públicas para construir nuevas buques pesqueros, aunque dichas subvenciones ya se habían prohibido en Europa en 2004 debido a su responsabilidad directa en la sobreexplotación pesquera.

El Consejo de la Unión Europea (los ministros de pesca de los 28 Estados miembros) postula una posición aún más perjudicial.

>Leer nuestro análisis de la posición del Consejo

Las dos entidades corresponsables de la toma de decisiones —el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea— están a punto de iniciar las negociaciones con la Comisión Europea. Este proceso se denomina ‘Diálogo tripartito’ (o conversaciones a tres bandas) y pretende alcanzar una posición común. No obstante, dadas las calamitosas posiciones sostenidas tanto por el Parlamento como por el Consejo, este próximo paso del proceso legislativo promete ser muy perjudicial para los ecosistemas marinos y las comunidades costeras.

[1] El Parlamento y el Consejo han modificado considerablemente los Artículos 17 y 18 relativos a la compensación por las paralizaciones temporales y definitivas de actividades pesqueras

Share :